Con la edad, aparecen en nuestro rostro diferentes líneas de expresión que dan en conjunto un aspecto envejecido. Líneas en código de barra en la zona superior del labio, arrugas, surcos marcados, que hacen que no solo la posición o la forma de nuestros dientes intervengan en la imagen de nuestra sonrisa, sino que sea el conjunto de tejidos circundantes a nuestra boca las que colaboren con ella en una expresión joven, agradable y armónica.

El ácido hialurónico se encuentra en nuestro organismo de forma natural, y es la base de la hidratación, la forma y el tono de nuestros tejidos blandos. El ácido hialurónico reticulado (sintético) es una solución efectiva con resultados inmediatos, naturales y duraderos. La arruga se rellena en la primera sesión, rehidrata la piel y recupera el tono y la luminosidad desde el momento en el que se termina su infiltración.  En una intervención sencilla, rápida e indolora conseguirás resultados muy naturales.

La microdenervación selectiva con toxina botulínica, más conocida como BOTOX es otro de los tratamientos estéticos localizados que conseguirá unas facciones más juveniles y naturales. Se trata de una proteína natural purificada, que mediante microinyecciones prácticamente indoloras, relaja la musculatura facial. No se trata de un aporte de volumen sino de una relajación de las contracciones de la piel, por lo que conseguimos luminosidad y un aspecto natural y descansado, que se va apreciando de forma progresiva desde la infiltración, alcanzando su máxima expresión a los 3 días.

Consulte a nuestros profesionales cuales de estas técnicas son más apropiadas para su tipo de piel y facciones, los resultados le sorprenderán.